Follow by Email

viernes, 20 de abril de 2012

Muchacha en la ventana



Ahí está ella, paciente, tranquila, serena,
Sus pensamientos la llevan más allá de lo que su corazón ve,
Más allá de lo que su corazón recuerda, de lo que su corazón extraña,
Más allá de lo que su corazón siente, de lo que le está permitido sentir.

Ahí está, la bella dama, pensando, recordando, añorando,
Soñando con pensamientos hechos realidad, hechos arte, hechos vida.
Pensando qué hubiera sido, qué pasará ahora, qué vendrá, qué será,
Pensando si lo que añora es erróneo, si lo que anhela es un sueño.
Si lo que ama llega, se queda y se hace realidad.

Descubre, aprende, imagina, sueña, se encuentra.
Descubre quién es ella, qué ama.
Aprende, quiere, cuida.
Imagina su vida, su amor, su ilusión.
Convierte en sueño su corazón.
Se haya, se pierde y se encuentra.

Y ahí sigue ella, paciente, tranquila, serena.
Amando su amor, lo que alcanza, lo que recuerda.
Soñando ilusiones, recuerdos, sentimientos.
Olvidando errores, aciertos; recordando vida,
Recordando sentimientos no planeados,
Recordando al ser amado, recordando que se ama. 

Nathalia Mora